jueves, 4 de noviembre de 2010

TALBOT LAGO T26 GRAND SPORT

El número pasado, el "especial" número 100, de la Más Slot se publicaba un pequeño artículo firmado por mí sobre esta misma preciosidad de Talbot Lago T 26 GS (Grand Sport), aunque hoy no voy a repetir ni una sola frase de aquel artículo que sin esta "introducción" yo sigo leyendo incompleto. Esta no es más que una introducción de aquel, un breve resumen de la situación automovilística anterior a 1950, el antes de las maravillosas 24 Horas de Le Mans de 1950. --Para más información el fabuloso artículo que sobre él TL T 26 GS publico Álex en su blog -sí que es cierto que a veces "vamos de la mano" querido Álex ;)-. En cualquier caso, en mis líneas nadie encontrará nada que no se sepa, pues todo está escrito.--



Poco después de presentar el Talbot Lago a 1:32 y para slot carrozado por Figoni & Falaschi, Víctor di Natali lanzaba, también bajo su marca -MMK-, una de las que, por derecho propio se debía, la gran campeona olvidada de las 24 Horas de Le Mans, la Talbot Lago T26 GS con la que Louis y su hijo Claud, ambos Rosier por parte de padre, conquistaran la gloria de La Carrera gala; no podía resistirme y la compré, la compré porque la consideraba, para mi pequeña colección, imprescindible justamente por lo que significó esta máquina.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


1950.- Tal vez el año 1950 ha sido, y es, uno de los años en la historia del automovilismo, peor tratado en papel, exceptuando la genial obra -que disfruto como un enano- de Jean Paul Delsaux, quizás porque no es sino ya en años posteriores cuando aparecen la publicaciones de "Autocorse" o "L'Année Automobile", 1953 y 1951 respectivamente.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Una nueva era automovilística nacía en la posguerra de la Segunda Mundial, aunque con máquinas y métodos de preguerra, la era moderna del automovilismo -aunque yo considero el año 0 el 1970- comienza a tomar forma, naciendo, entre otros, el denominado Campeonato del Mundo de Pilotos. Todo estaba por venir, o no. Una nueva generación de competiciones -a parte de la recuperación de grandes pruebas, como el GP de Mónaco (1948), las Mille Miglia (1947), las 24 Horas de Le Mans (1949)...- nacen a lo largo y ancho del globo; competiciones como las NASCAR, la Fórmula 2 y Fórmula 3..., nuevas categorías y nuevos reglamentos, entre otras para la Fórmula 1, que nacerá entre el 1 de septiembre 1946 (primera vez que se aplicaría la nueva fórmula internacional de competición en el Circuito de Turín) y el 24 de marzo 1948 (Celebración del GP de Pau).

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


MONOPLAZAS.- Boxes, en su mayoría improvisados con largueros de madera y entre balas de paja acogían a los mejores pilotos de preguerra y ases, principalmente, de la aviación militar, convertidos en intrépidos pilotos y apasionados. Como pilotos, nuevas y viejas máquinas protagonizaban el elenco de cada prueba. Entre ellas se encontraba un monoplaza, el Talbot Lago T26C -sin compresor-, una máquina de motor derivado directamente de aquél Talbot-Lago de 1936 concebido para ser montado sobre un vehículo "sport". Motor de seis cilindros, 3.994 cm3 y 165cv a 4.200 rpm. Un motor que ya en aquélla época era incapaz de enfrentarse de tu a tu con los Mercedes y Auto Union, un motor que se conformaba con las migajas dejadas por contratiempos y accidentes de los "enemigos".

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


En 1938 la cilindrada del motor Talbot-Lago sube hasta los cuatro litros y medio, erogando hasta 240 CV. Motor que permanece en la estantería de la factoría hasta 1948, cuando Anthony Lago dota a su nuevo monoplaza, el T26 C, de un sistema doble de encendido -derivado del de los aviones- y compuesto por dos bujías por cilindro y dos magnetos; mejorando así la combustión de la mezcla, el rendimiento del motor y dotando al conjunto de una mayor fiabilidad.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Pese a las diferentes mejoras el motor de Anthony Lago seguía sin ser ni el más potente ni el más rápido, pero continuaba siendo fiable y económico como ninguno -28 litros a los cien contra los entre 80 y 150 de algunos de sus oponentes..., lo habré traducido bien...??-. Lago quería, entre otras cosas, aprovechar el tiempo perdido por el resto en sus repostajes, aunque por desgracia sus prestaciones no eran suficientes en carreras de Gran Premio frente a rivales muy superiores, como la misma Simca-Gordini T15, la Maserati 4CLT, las Ferrari Tipo 125, 275, 340 y 375 y, cómo no, Alfa-Romeo Tipo 158/159.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Pese a ello el bagaje de Talbot y Talbot-Lago en 1949 es prometedor para la temporada de 1950 tras sus victorias en: Las 195 millas de París sobre el trazado corto de Montlhery (1. Etancelin, 2. Grignard & Cabantous, 3. Claes); la carrera de Fórmula 1 de Chimay (Mariesse); el GP de Bélgica disputado en Spa (L. Rosier); el GP de Francia disputado en Rheims (Chiron) y; el GP de Salon disputado en Montlhery (1. Sommer, 2. Schell, 3 Meyrat), repitiendo un 1, 2, 3, como el de las 195 millas de París disputadas casi seis meses antes. Para la siguiente temporada Lago estaba, en cualquier caso, desarrollando un nuevo motor de litro y medio con compresor para sustituir -en carreras cortas como las de F1- al menos eficaz de cuatro litros y medio en estas distancias menos largas.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


VEHÍCULOS SPORT.- Sólo cinco años después del final de la Guerra Europa parecía recuperar cierta normalidad automovilística, se recuperaban las grandes clásicas y nacían nuevas pruebas, no con intención de copiar o parecerse a otras ya existentes sino al contrario. Proliferaban la pruebas, incluso de ámbito local, para clase "Turismo" y "Gran Turismo" donde "uno" podía confrontar sus prestaciones con las de "otros" tantos.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Huelga decir que grandes clásicas, como las Mille Miglia o las 24 Horas de Le Mans, no habían tardado en recuperar su esplendor. Tal vez ahora eran incluso más grandes, mitificadas tras los años de parada obligada por la guerra. Los reglamentos, categorías y formatos no eran tan diferentes: Para vehículos de una cilindrada determinada, para algunas cilindradas establecidas en horquillas o como las 24 Horas de Le Mans -para todas las cilindradas-. Carreras de duración preestablecida (24 Horas, 12 Horas...), y carreras de distancia preestablecida (Mille Miglia, Targa Florio...). Carreras en las que la clasificación se establecía sobre la base de la distancia recorrida (12 Horas de París..) y carreras en las que intervenía un fórmula handicap (tan difícil de llevar a slot pero que tanta diversidad podría dar en alguna prueba; qué iguales son todas) en las que la clasificación se establecía aplicando ambos métodos (24 Horas de Le Mans...). Y qué ha cambiado..., poco, sustancialmente muy poco.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


LE MANS Y SUS 24 HORAS.- Si bien la primera carrera automovilística en un circuito "cerrado" en Le Mans se disputa en 1906 (GP del ACF), las primeras 24 Horas de Le Mans se disputaron en 1923, una carrera para vehículos de serie. No mucho público acudió a una cita destinada a probar la fiabilidad y faros de los vehículos concurrentes. La salida por entonces era en fila de a dos respecto al eje de la carretera -nos ha de sonar-. De aquélla eran cuatro las plazas -conforme a reglamento- para cada vehículo, pudiendo carrozarse bi-plazas, eso sí, con un lastre de 60 Kg., en el asiento del copiloto.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Un reglamento serio, una organización impecable e inteligente (incluía camarógrafos invitados -encargados de que las imágenes diesen la vuelta al mundo a mayor fama de la carrera-). Desde esa primera edición de las 24 Horas de Le Mans la Carrera ha sido, y es, la cita más esperada del año en cuanto a carreras de resistencia se refiere.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


En 1925 nace la "Salida tipo Le Mans", con los vehículos dispuestos de forma oblicua al eje de la carretera. Así va tomando forma La Carrera, Tertre Rouge, instalaciones para el descanso de pilotos, equipos y periodistas... Evolución sólo detenida por la Guerra. Tras ella "L'Automobile Club de l'Ouest" (ACO) comenzó a trabajar en la reconstrucción de su querido circuito; obras que culminan para el año 1949..., continúa en Más Slot nº 100...

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Y no acabaré, para continuar sin repetir una sola frase, sin decir algo del TALBOT LAGO T 26 Grand Sport.- Derivado enteramente del monoplaza T 26 C de 1939 de Gran Premio pero con algunas diferencias, como la zona del habitáculo (de uno a dos puestos), la zaga, con un depósito más bajo y plano y sin la tradicional joroba tras la cabeza del piloto. Se añade una pequeña puerta al lado izquierdo y una rueda de repuesto al derecho y 30 centímetros más larga (la GS). Aparte, lógico, se le añaden las ópticas -alimentadas por una recién añadida dinamo-, un cambio Wilson de cuatro marchas con preselector. Otra diferencia son los "guardabarros" de moto, añadidos dado que las ruedas debían ir cubiertas.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


El más noble y puro, amén del primer chasis para T26GS, es sin duda el vencedor de las 24 Horas de Le Mans de 1950, el chasis -conforme indica Pierre Abeillon en mi/su (mía porque la pagué y suya porque la escribió..., y con ella ha iluminado esta parte de identificación) obra "Talbot-Lago de Course"- número 11.00.55. Su mecánica se adivina por ese interminable y fabuloso capó, un motor de seis cilindros, 4.500 centímetros cúbicos y cambio con preselector. Las 24 Horas de Le Mans sería sin embargo su primera y única victoria relevante -a efectos "bíblicos"- salvo la disputada en el circuito de Rouen el 30 de julio de ese mismo 1950.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Sin embargo, y pese a esta fabulosa victoria la casa francesa entra en una imparable cuesta abajo por causas económicas. Los cuatro chasis siguientes del T26 GS se contruyeron para vender a privados, tratando de ganar algo de dinero rentabilizando la victoria en tierras galas. El último ejemplar (chasis 110.060) -el que hoy tiene la forma y librea del protagonista de nuestras líneas- se construyó ya en versión barchetta para disputar las 24 Horas de Le Mans de 1952 con Meyrat y Mairesse; aunque ya con una carrocería totalmente diferente a la primera -la nuestra-. Padre e hijo, Louis y Claud -contra algunas fuentes, aunque otras más fiables me hacen más fiable el copilotaje de Claud-, vencieron las 24 horas de Le Mans, las 24 horas que, con la ventaja de los años, marcaron un antes y un después, unas 24 Horas en la posguerra con máquinas de preguerra... Echo de menos mi pequeño y muy rodado circuito..., sigh! sigh!.

TALBOT LAGO LM 1950 MMK


Salud

2 comentarios:

Joan-er-cunyao dijo...

Wenas!!! Magnífica entrada amigo, lástima que en la revista no podamos disfrutar de más historia y quede todo reducido a "tres hojitas" y llene de publicidad la otra mitad de las hojas de cada número publicado, dejando cada día más de lado lo que verdaderamente nos importa, que son los coches y su historia, pero seguramente yo sea un "animal en peligro de existinción" por verlo de esta manera. Por suerte nos quedan los blogs para deleitarnos de ésta y otras magníficas entradas (fotos incluidas) tanto tuyas como de compañers sloteros.
Gracias por comapartirlo.
Adeu y gasssssssss

mulsanne stone by álex dijo...

Extraordinario Luís, qué derroche de información explicada con tu toque personal, qué pedazo fotografías (de concurso, amigo mío...), qué alegría para el cuerpo cada vez que leo algo tuyo...

Sinceramente, demoslot es el top blog.

Muchas gracias por la referencia. Un abrazote.

DEMO.SLOT

Se ha producido un error en este gadget.

ALL RIGHTS RESERVED

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS