lunes, 6 de abril de 2009

PORSCHE 962 C1 FORTUNA I

"Esencia du Mans 1986 -by Slot.it-"... Porsche 962 -115-, esta reproducción rezuma velocidad por sus cuatro costados, y es que la italiana Slot.it lo ha vuelto a hacer, consiguiendo  lo mejor de sí con esta nueva Porsche 962 Fortuna con la que el equipo Brun logró en 1986 la segunda posición en la prueba de la resistencia por excelencia, "Le Mans".




La presentación de esta Porsche 962 C Fortuna de Slot.it, distribuida en España por IBB Autoracing, parecía venir desnicotinada en su anuncio público, pero por Fortuna para todos, es aFortunada. En urna transparente se presenta como edición de tirada normal, no especial, pero sí es muy especial para todos lo aficionados, sobre todo, españoles, pues es Jesús Pareja, el gran olvidado en este país, el que está sentado al volante de esta 962; imaginaré, por su estado de "limpia", que es en su primer relevo, la que partió desde la sexta posición. ¿He mencionado que la Porsche 956-114 de Emilio de Villota y Fermín Vélez llegó en cuarta posición? -Equipo JFR/Danone-. ¿Y que Paco Romero hizo décimo con su 956-102-962C -JFR Elkron-?.




No lo haré hoy, pero habrá una segunda parte del presente, con fotos de los muchos y buenos detalles de esta Porsche y una breve reseña al gran Jesús Pareja. No es la primera vez, y se agradece, que Slot.it oculta bajo unos aparentes adhesivos, al patrocinador principal de una reproducción histórica, en este caso Fortuna.




Aprovechando que todas las fotografías que acompañan a la presente entrada son tamaño Wallpaper (2400 x 1800), estamos a un solo click de ver lo sencillo que es eliminar -si se desea- lo que separa un coche de juguete de una reproducción histórica que además es un tiro en pista (¿verdad Joan?).




De "desafortunada" máquina a afortunado aficionado a los cochecitos que disfruta viéndolos fuera de su caja, en pista, con sus cuatro ruedas sobre la pista. Las cuatro ruedas, Michelin -las de la Porsche 862-003 ganadora eran Dunlop. Por desgracia completar todas las máquina participantes en cada edición es tarea harto complicada, imposible para mí. Casi tan difícil como conseguir todas las máquinas favoritas (a escala), o las de los españoles, o...




Virtualmente, en mi vitrina virtual, tengo todas mis favoritas, organizadas y ordenadas. En esas carptas tengo, tanto las fotos de las reales, como de reproducciones en slot, como photoshopeadas por Ricard Garrós, quien seguro, conociéndole, photoshopeará, si no la siguiente, alguna de las fotos de esta entrada.




Fotografiada siguiendo un orden, desde la caja, pasando por su morro, flancos y zaga, en BN para Joan, para continuar, más adelante, por dos cenitales, desde luego un espectáculo de cochecito, una reproducción tan fina que daría miedo meterla en pista para competir con ella (Yo no lo haré, se quedará para vueltinas caseras, que no llego a más); y ojo, que no quiero decir que ese sea su sitio, por una sencilla razón, las Slot.it sirven tanto para ganar campeonatos como para copar la primera línea de nuestras estanterías.




El trabajo sobre la carrocería es magnífico, ya lo conocíamos, pero hemos de admitir que es espectacular. Su fiabilidad, nada que ver, gracias a Dios, con los monoplazas de Fórmula Uno; el concepto es diferente, estas máquinas están diseñadas para durar 24 horas a máximo rendimiento, más clasificación; mientras que las F1 lo están para equis número de vueltas, sea para una carrera, dos o tres.




De ahí que el control, cuidado y acoplabilidad (está máquina debería servir para tres pilotos diferentes; el español Jesús Pareja, el francés Joël Gouhier y el argentino Óscar Larrauri (Guillermo, qué buena excusa para comprarla...).




Salgamos a dar unas vueltas, sin lluvia y sin las chicas del Hawaiian Tropic, siempre bronceadas y sonrientes, para recordar el segundo puesto histórico de un español marcado por la trágica muerte de mi admirado Jo Gardner. La imagen de su Porsche 962-118 Kremer/Kenwood en llamas en la Mulsanne hicieron enmudecer graderíos, equipos y televidentes. En señal de duelo, el equipo Kremer/Primagaz retiró a su Porsche 956-105. Dos horas y media de coches de seguridad en pista y operarios tratando de devolver la carrera al centro de las miradas.




Desde luego, las cinco de la tarde es una hora muy taurina, y las cuatro muy automovilística; una hora a la que todo son sueños de sábado, una hora a la que sólo 24 horas más tarde sólo unos pocos consiguen, como héroes, escribir su nombre con letras de oro en el gran libro del circuito francés para pasar a la historia del automovilismo.




Sueños de un jueves fueron los de los componentes del equipo Jaguar TWR/Silk Cut, Brian Redman, Hans Heyer, Hurley Haywood, Gianfranco Brancatellia, Win Percy, Armin Hahne, Derek Warwick, Eddie Chever y Jean Louis Schlesser. Tres máquinas favoritas, sobre todo para los británicos, de entre las 50 que clasificarían. Y ya podían prometérselas felices, pues las tres Jaguar XJR6 venían de ganar en Silverstone y marcar los mejores tiempos en previas. La sombra se cernía sobre la Armada Porsche, quien  presentaba a sus 962, 956 y 936 como sus principales valedores para su sexta victoria consecutiva, y cómo no, ganar en IMSA-GTX, gracias a la única clasificada, su Porsche 961 oficial.




Los matutinos británicos ardían en halagos para sus felinos, tratando de resumir en sus previas la historia de la XJR6; su tercer puesto en Mosport Park 1000 en su primera competición oficial (carrera que incluso lideró), quinta en los 1000 kilómetros de Spa, segunda en los 1000 kilómetros de Selangor. Las mejoras hechas durante el invierno se especificaban una a una, mejora en la refrigeración, consumo, ligereza..., haciendo de la XJR6 una máquina mejor para, sobre todo, Le Mans, objetivo de todos. Con la XJR6, inmediatamente antes de las 24 horas de Le Mans, hacen primer y séptimo puesto en Silverstone y se presentan en Le Mans con los deberes hechos, con la moral por las nubes y acompañados de aficionados que ya tenían su sitio en La Sarthe, lloviese, brillase el sol y clasificasen o no los británicos. A estos se unirían, animadas por lo de Silverstone, hordas venidas en ferry, avión..., dispuestas a ondear verdes banderas con fieros felinos junto a su Union Jack.




Pero Porsche no se lo iba a poner nada fácil. Pese a contar con tres equipos oficiales en C1, de los que sólo terminó, eso sí, en primer lugar, la archifamosa Porsche Rothmans Oficial (Porsche 962-003) con motor bóxer de seis cilindros..., los temidos Flat Six; fueron los privados los que dieron la gloria a la de Stuttgart con los precitados 962, 956 y 936 de los privados Kremer, Brun, Joest, JFR, RLR, Obermaier..., quienes coparon las siete primeras plazas en Le Mans 1986 (séptima la oficial 961).




Miles de británicos enloquecidos con Brian Redman en el momento en el que este lanzaba al público su camiseta, la carrera a punto de comenzar y mientras la parada de los TWR parecía el escenario de un grupo Pop; en el circuito de sucedían las piropeadas pit girls, los arriesgados paracaidistas, solemnes himnos nacionales y demás ritos que anunciaban el inminente comienzo de esta gran kermés de cita anual; esta vez con 50 coches y unos 140 pilotos, aunque parecía que la lucha iba a ser entre las seis favoritas entre Rothmans y Silk Cut.




Qué belleza de salida, que música celestial, qué maquinas, la Spirit of America, nuestra Danone, las Rothmans, las Silk Cut, el Taka Q (líder tantas vueltas), los Kouros, los Lucky Strike... Qué desastre, los Sauber de motor Mercedes desaparecían a las primeras de cambio, un Primagaz perdía una puerta bajando Mulsanne mientras que un 956 perdía sus ondeantes barras; fallaba el bicarbonato. tras la locura de los cambios de posición vuelta a vuelta de las primeras horas las cosas parecían calmarse; paradas bajo control en los favoritos y si asumir riesgos innecesarios.




Las Porsche Rothmans se plantaban como grandes favoritas, sobre todo desde el momento en el que sus grandes rivales fueron cayendo, la de Redman a las 53 vueltas, la de Brancatelli a las 153 y la de Schlesser a las 239 vueltas cuando ya amanecía en Le Mans y circulaba en segunda posición. De hecho, esta caída dejó a nuestra Porsche Fortuna el camino libre para subirse al segundo puesto del cajón, a ocho vueltas de la Rothmans de Stuck, Bell y Holbert y cinco por encima de la de Follmer, Morton y Miller. La imagen fue el delirio de los equipos Porsche; todos ellos compartiendo muro para ver cruzar a los suyos, ya los Rothmans oficiales, ya nuestros aFortunados de Brun ya los muy norteamericanos de Joest..., Porsche seguía siendo el enemigo a batir de los '80, los Rothmans habían vuelto y el felino de Coventry acababa de enseñar el hocico, pero de 1988 ya hablaremos.




Salud

7 comentarios:

Joan-er-cunyao dijo...

Wenas!!!! Fantástica entrada Luis!!!! las fotos, en cunato llegue a casa em las descarg tooooodas aj eiajeiajei jaie j Gracias por la carrera, sin duda, un gozada para los uqe somos seguidores de éste coche, que por cierto, ponlo en pista, a rasssssss y con largas rectas, verás que son una gozada e indestructibles aji eajie jaiej aej ia je
adeu y gassssssss

David Airob dijo...

Grandes fotografías, como siempre. Es un coche precioso aunque me gusta más la decoración de Rothmans.

Waskalas dijo...

Buen artículo Demo, las fotos de 10 como siempre y la historia para cger la rebanada de nocilla y solo darle a la mojada entre párrafo y párrafo, que si no te distraes

Un abrazo

Miguel Gómez dijo...

Como siempre Luis INCREIBLE!

Ricard Garrós dijo...

Grandes fotos a las que meterle mano... ya sin meterle manos me parecen cojonudas.
A ver si contesta añgún mail truhán.

D.Knörr dijo...

Luisito,luisito...¡Eres grande!
Cada día mejoras lo inmejorable...
Mi más sincera enhorabuena

supergenix dijo...

Eres malo, malo, malo. Además de las fantásticas fotos y el estupendo artículo me tocas la fibra emocional. SNIF!!!

DEMO.SLOT

Se ha producido un error en este gadget.

ALL RIGHTS RESERVED

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS