martes, 10 de febrero de 2009

AUDI SPORT QUATTRO Montecarlo Roehrl

Después de la última entrada del Audi Sport Quattro (SQ, que algún día, no muy lejano, veremos en Sport Quattro E2), hoy tengo entre manos el fantástico Audi Sport Quattro de Revell para Slot, identificado comunmente por su matrícula, IN-NL-8, un vehículo que con dicha matrícula se estrenó en esta carrera en 1985, un SQ que pronto sería sustituido por los SQE2.




Superado lo del patrocinio de las tabaqueras; "cá uno es cá uno, y cá uno con sus cáunadas" decían en el pueblo de aquél, entremos con el coche, tal vez uno que yo no hubiera elegido, que sí, que un segundo puesto está bien, pero para un SQ hay que admitir que sería preferible un primer puesto...

AUDI QUATTRO


El Short Quattro es un vehículo, sin duda, al que no le es necesaria farera alguna, es bonito con hambre, un coche que de verdad cambió el modo de concebir no sólo el Grupo B, sino el modo de concebir un coche de rally ganador, dejando atrás los Gr. 4 y los derivados de Gr. B, Audi supo crear un vehículo, pese a corto (de ahí su apodo "der kurze"), superlativo.

AUDI QUATTRO


Sólo nos falta ver esa corta batalla desde uno de sus flancos para disfrutar con sus detalles y un par de chorradas sobre los Quattro y cómo no, el piloto de esta máquina...

AUDI QUATTRO


Por ejemplo, el por qué siempre identifico en mis apuntes los números de chasis y con esta Audi (Al igual que con muchos vehículos de rally) utilizo la matrícula como referente. Fácil, la marca alemana construía gran número de unidades para muchas competiciones diferentes - algo que sin duda explica el gran número de coches oficiales en seis años en los primeros cajones.

AUDI QUATTRO


Muchas veces los números de chasis se repetían en más de un coche. ¿Por qué? Porque en muchas ocasiones si el monocasco oficial había sido seriamente dañado se construía una nueva máquina y prepararla para competición usando el mismo chasis y número de serie. La IN, huelga decirlo; Ingolstadt.

AUDI QUATTRO


Sin necesidad de meterlo en un ascensor, en las distancias cortas esta Quattro gana, sin perder ese gran aspecto juguetero que no pierden los Revell.

AUDI QUATTRO


Y como en Montecarlo 1985, tal vez la peor elección de esta Quattro han sido sus zapatos. No así las llantas, de un detalle excepcional.

AUDI QUATTRO


Y aprovechando que entramos en el habitáculo (ojo al separar chasis y carrocería, en su zaga tiene dos tornillos ocultos que nos pueden llevar a doblar el chasis si tiramos -es necesario romper la tapa que cubre el chasis en su parte posterior para llegar a sus dos tornillos-) aprovecho para recordar al mejor piloto alemán, para mí, de rally; Walter Röhrl (Recordar en este punto que esta es la forma más correcta de escribir el apellido del genial piloto, aunque muchas veces veamos escrito Roehrl esta segunda forma no es incorrecta; sólo que en alemán, cuando no hay posibilidad -imprenta, teclados...- de escribir la diéresis sobre una vocal, se añade una "e". De ahí que en algunas reproducciones de cochecitos veamos escrito "Roehrl" en lugar de Röhrl". Aunque un amigo alemán me dice que sólo hay una forma correcta, la diéresis; que la otra es para quien escribe como escucha).

AUDI QUATTRO


Dos campeonatos mundiales y catorce victorias absolutas. Pero no es más que el fruto de un piloto del método, perfeccionista y meticuloso, un hombre que tras estudiar cada remache del coche para comprobar si lo podía implementar pasaba a formar parte de este.

AUDI QUATTRO


Dos campeonatos mundiales y catorce victorias absolutas que no son sino el fruto de un piloto del método, perfeccionista y meticuloso, un hombre que tras estudiar cada remache del coche para comprobar si lo podía implementar pasaba a formar parte de este, de su todo.

AUDI QUATTRO


Con la FIAT 131 llega también su compañero de éxitos, Christian Geistdörfer, quien le copilotaría en el mundial y pruebas menores. Tras un año aciago llega 1980, y cómo no, la prueba que abría, hasta este 2009, el campeonato del mundo, Montecarlo, y llega con victoria incontestable. Dos títulos mundiales, y el más grande en Montecarlo, rally que ganó por tercera vez en 1983 al volante de la Lancia 037 Rally, y por cuarta en 1984 al volante de la AUDI SPORT QUATTRO. Cuatro victorias en Montecarlo con cuatro máquinas diferentes dan buena fe de qué tipo de piloto es Walter Röhrl.

AUDI QUATTRO

Salud

1 comentario:

Joan-er-cunyao dijo...

Wenas!!! Fantástico coche y gran artículo Luis!!!! Estos dos coches que nos presentas, bien presentados en una caja vistosa serái una pasada para los aficonados a los rallyes

adeu y gassssss

DEMO.SLOT

Se ha producido un error en este gadget.

ALL RIGHTS RESERVED

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS