viernes, 6 de febrero de 2009

JAGUAR C-TYPE

Un clásico entre los clásicos, el Jaguar C-Type (ó 120 C) de Auto Art lo tiene todo para convertirse en un imprescindible en cualquier colección, es un clásico entre clásicos. Es un ganador de Le Mans (Edición de 1953) y tiene su propia leyenda anterior a la carrera, incluidos sus pilotos, héroes británicos, y es que como decía el mes pasado, bien podíamos haber titulado este artículo “de Colditz a La Sarthe”, pero eso podría significar olvidarnos del irlandés Hamilton.





Sir William Lyons quería concebir (como hizo), en contraposición a muchas otras Jaguar de calle optimizables para competir, un vehículo ganador en Le Mans, concebir el más duro contendiente en un circuito, un arma con librea British Racing Green preferiblemente. El nombre no podía ser más claro, “Jaguar C”, “C” de Competición.


JAGUAR C-TYPE


Nürnberg daba el aviso, la C-Type en plástico y para slot era casi una realidad, sólo cuestión de tiempo reeditar aquélla mágica carrera en nuestras pistas, sólo cuestión de tiempo cerciorarnos que lo sería con los estándares de calidad típicos de Auto Art en Slot, unos estándares que hereda de sus reproducciones estáticas, una pista fiable para saber cuáles serán sus próximas novedades...

JAGUAR C-TYPE


Ambos pilotos, Holt y Hamilton, eran miembros del BRDC (British Racing Drivers Club), un club que nació asociado a los Bentley que dominaron la gran gara francesa de forma prácticamente incontestable. De hecho su fundador, J.D. Benjafield, era uno de los conocidos como Bentley Boys. De ahí que desde 1928 el ayudar a los pilotos que compitiesen, especialmente, en Le Mans, fuese objetivo prioritario. De entre los últimos presidentes del famosísimo club propietario del antiguo aeródromo, hoy circuito, de Silverstone, se encuentran mi admirado Innes Ireland (¿para cuándo en 250 GTO?), el gran Alexander Hesketh (propietario de Hesketh Racing y por el que siempre sentí especial admiración por un pequeño monoplaza -estático- que siempre me ha acompañado), otro constructor como Ken Tyrrel, el gran Jackie Stewart y Damon Hill (hijo de Graham Hill y también campeón del mundo de F1 en 1996).

JAGUAR C-TYPE


Con los Pegaso de Metternich/Jover y Palacio/Cardona fuera de Carrera desde "antes" del principio (Autosport junio de 1953), y con una carrera lanzada, desde los entrenamientos, a batir nuevamente el récord de velocidad de la prueba. Y se batieron todos, incluido el de velocidad máxima en el tramo de carretera de Le Mans a Tours, o cuando está cerrada, la recta de la Tertre Rouge a la Mulsanne.

JAGUAR C-TYPE


Aunque la carrera la comenzó liderando la Jaguar de Sir Stirling Moss, en la segunda hora estaba vigésimo primero; la inicial batalla Moss v. Villoresi se esfumaba a las primeras de cambio, pero Moss no la daba por perdida, él acababa de comenzar una carrera en remontada. El liderazgo pasaba en la segunda hora a manos de nuestra máquina # 18, una posición, la primera, que sólo abandonaría momentáneamente en la séptima hora en favor de la Ferrari de Ascari/Villoresi.

JAGUAR C-TYPE


Tras las Alfas, Jaguars, Ferraris y Cunnigham C5R encontrábamos a las dos grandes Gordini, Aston Martin, Talbots y Lancia, máquinas que en ningún momento optarían a la victoria o podium final. Allards, Nash-Healeys… fueron cayendo poco a poco junto a las Fiat, Bristol, Renault… Qué espectáculo de rueda..., qué lujos se permiten de tanto en tanto algunos fabricantes y cómo se agradecen...

JAGUAR C-TYPE


Mike Hawthorn (/Farina) fue descalificado en la segunda hora por haber parado a rellenar el depósito de líquido de frenos demasiado pronto (antes de finalizar la segunda hora). Esto dejaba a Ferrari con una máquina menos para la lucha final. La siguiente en caer sería la de Ascari/Villoresi, eso sí, tras más de 19 horas de carrera. Sólo una Ferrari acabaría la carrera, la de los hermanos Marzotto (quintos). Ninguna otra máquina de las precitadas italianas acabaría la carrera (pero la venganza la serviría Ferrari en el ’54 contra los mismísimos Rolt/Hamilton (segundos)). El habitáculo es sin duda otro de esos punto con los que deleitarse en esos pequeños detalles que son el chocolate del loro pero que le dan un valor añadido muy especial a cada cochecito.

JAGUAR C-TYPE


Como contraposición, las Cunnigham y Jaguar C-Type, que finalizarían todas, demostrando así una gran fiabilidad. Histórica victoria de Rolt y Hamilton, carrera en la que se rompieron grandes récordes, los de velocidad media (105,841 mph (170,33 km/h)), y el de distancia recorrida (2540,20 millas (4088,10 kilómetros)). Pero el récord fue superado no sólo por la primera de las Jaguar sino también por las siete siguiente máquinas, lo dije al principio, podía haber ganado cualquiera. La precisión de su tampografía es de las más cuidadas, para muestra un botón...

JAGUAR C-TYPE


Por clases, los ganadores fueron: Cunnigham hasta 8000 cc; Jaguar hasta 5000 cc; Gordini hasta 3000 cc; Frazer-Nash hasta 2000 cc; Porsche hasta 1500 cc; Osca hasta 1100 y; DB Panhard hasta 750 cc. La nueva vuelta rápida fue establecida por Ascari en la Ferrari compartida con Villoresi… todo ello patrocinado y cronometrado por Omega. Otro de esos pequeños grandes detalles, el tapón del depósito, fantástico.

JAGUAR C-TYPE


Un año memorable, no sólo por la victoria de Jaguar, algo sobre todo celebrado en Reino Unido, sino también por la demostrada dureza de la prueba en base al número de abandonos, por la variedad de fabricantes (quién lo disfrutara en un parque cerrado de slot) y por el triunfo de los frenos de disco. No podía faltar el "gancio" (cincha) se seguridad, tal vez algo grueso de más, pero más que de agradecer el detalle con el que ha sido reproducido.

JAGUAR C-TYPE

Artículo completo en Más Slot número 79.- Enero 2008.


JAGUAR D-TYPE

Salud

3 comentarios:

Waskalas dijo...

Excelente artículo Demo, como siempre. Fotos excelentes acompañadas de una pedazo de crónica.
Y la última foto...jejeje.

Un abrazo

Joan-er-cunyao dijo...

Wenas!! fantástico artículo al igual que las fotos.

adeu y gassssssss

Jorge Luis dijo...

Un gran artículo, con una parte gráfico absolutaente de lujo, pero es que no merece menos este clásico de competición. Pese a su infame comportamiento en pista, AutoArt gana a los aficionados al slot con unas reproducciones tan bellas, cuidadas y fidedignas que es casi imposible resistirse a su compra. Yo ya lo tengo, y pronto incorporaré el "D". Una sola pega .... ¿por qué el piloto es tan pequeño?

DEMO.SLOT

Se ha producido un error en este gadget.

ALL RIGHTS RESERVED

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS