martes, 2 de septiembre de 2008

RILEY MK-XI FLYERS

El primer modelo de Flyer’s Slot Cars, marca alicantina que nace de la mano de la madrileña Fly Car Model, es el espectacular Riley MK XI (GAINSCO/Bob Stallings), el actual defensor del título en sus series (DP) en la Grand-Am norteamericana, un vehículo que me ha sorprendido gratamente, tanto por su comportamiento dinámico como por su relación calidad-precio (PVR 25 Euros).


































El principal patrocinador del coche reproducido magistralmente por FLYER’S es, como bien se lee en perfecto castellano, es la aseguradora GAINSCO, el equipo es sin embargo propiedad de Bob Stallings, un equipo tejano cuyo primer gran éxito vino de la mano de los anteriores pilotos y al volante de este coche.




Hace ya algunos meses que todos venimos escuchando que salía a la arena una nueva marca, FLYER’S, desde entonces todos hemos elucubrado, que si el acabado será de tal o cual forma, si se comportarán mejor o peor…, es decir, lo típico que se suele hacer con todo lo nuevo y desconocido cuando se tiene tiempo libre para ello.




Han pasado los meses y por fin encuentro en una de mis tiendas habituales con un Riley en la portada, su precio es el prometido de 25 Euros. Una vez lo tengo en las manos lo primero que me llama la atención es el barniz utilizado, especial de secado con luz ultravioleta, sencillamente espectacular. La respuesta al por qué Flyer’s, a diferencia de Fly, barniza el vehículo es bien sencilla; porque en lugar de tampografiar los vehículos, estos vienen decorados con calcas, unas calcas de primerísma calidad y colocadas de forma óptima y sin escalón entre la calca y la carrocería.




Examinando la carrocería no encontramos más que detalles de calidad, horadada y troquelada de forma óptima para reproducir los huecos de refrigeración del 1:1, moldeada a la perfección y con detalles como los de las bisagras, en gris plata, el gran spoiler trasero… Desde luego que Flyer’s ha entrado por la puerta de las llamadas generalistas, con un molde fantástico y una fidelidad digna de encomio. Me sigue sorprendiendo el por qué de su precio, el cual no creo tenga nada que ver con que esté decorado con calcas, algo que puede suponer cuánto, ¿un euro por unidad?... La respuesta la puedo entender viendo la base de la urna, Made in China, algo que me hace pensar en cuánto podrían bajar el precio muchas otras marcas.



Una cosa que sí he escuchado es que no es realista la decoración porque el Riley de Flyer’s lleva una calca en lugar de ópticas delanteras carenadas…, pero sin embargo, y a la vista de las fotografías cedidas por GAINSCO/Bob Stallings, podemos comprobar que al igual que sucede con los NASCAR y otros tantos vehículos de competición, las ópticas delanteras en las carreras en las que no es necesario (carreras más cortas o con luz solar suficiente) los Daytona Prototype aligeran sus carrocerías eliminando el sistema de luces y decorando dicha zona con unas ópticas fingidas, es decir, tal y como ha hecho Flyer´s.





El chasis del Riley es sencillo y efectivo, dos nervio longitudinales para dar rigidez al conjunto y dos transversales que sirven de marco a la cuna, una cuna que sostiene al motor, eso sí, unos “nano” milímetros por encima del chasis. Esto nos puede llevar a pensar que perderemos soporte magnético al entrar en curva, pero la atracción magnética no es la característica principal de su motor. Un motor concebido para correr con imán, pues si metemos un motor con mucho imán con los imanes en su sitio corremos el riesgo de no salir del carril.




¿Y cómo se comporta?... de forma espectacular con imán (imanes), ni se mueve, y la potencia del motor es más que suficiente, no para correr la resis-Barna, pero es que tampoco creo que esa ese concepto de coche, si no un coche para un mercado doméstico, de competición entre magnéticos. Para correr con él sin imán se presenta, gracias a sus cotas, posición de la guía… como un preparable que seguro veremos en muchos clubes.




Datos técnicos:

Longitud: 140 mm.
Anchura: 63 mm.
Altura: 32 mm.
Batalla: 86,85 mm.
Peso: 83 gr. (Carrocería 21,5 gr).
Piñón: 9z
Corona: 27 z.

Dentro del habitáculo encontraremos, gracias a un ingenio curioso, al piloto parcialmente reproducido y decorado conforme a los estándares habituales en Slot.


Chasis plano del Riley, sujeto a la carrocería mediante tres tornillos (2 delante y uno en su zaga). La basculación entre ambos es correcta.


Flyer's Slot Cars, una nueva que lanza su primera referencia con una relación calidad/precio realmente competitiva, una marca a tener en cuenta y seguir muy de cerca, y es que sus próximos lanzamientos tienen una pinta increíble.


Agradezco a GAINSCO/Bob Stallings la cesión de las fotografías (Under no circumstances can be reused without their written permission) y
a Flyer’s Slot Cars su colaboración para la elaboración del presente artículo.
Salud

No hay comentarios:

DEMO.SLOT

Se ha producido un error en este gadget.

ALL RIGHTS RESERVED

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS